La duda: ¿virtud o pecado?

en Habilidades, Otras ideas

¿Será bueno o será malo dudar?

Bali es una maravillosa isla. Además de las muchas razones por las que es visitada por millones de turistas cada año, sus gentes tienen una cultura y una idiosincrasia muy especial. Especificidad influenciada por su mayoritaria religión hinduista, a diferencia de la gran mayoría musulmana del resto de las islas de Indonesia.

Un detalle que me llamó la atención en una visita a la isla fue conocer que sus habitantes, dentro de sus pecados capitales, además de los típicos comunes con las religiones occidentales como la ira, la mentira o la concupiscencia, contaban con un pecado no considerado como tal por las religiones occidentales. Una situación, de hecho, ni siquiera considerada como simple defecto personal: la duda.

La duda como pecado

Puedo imaginar que una versión teológica de la duda es lo que lleve a algunos a calificarla de pecado.

Por otro lado, centrados ya en un mundo más terrenal, la duda precede muchas veces a la inacción. Como dudo sobre diferentes alternativas de acción, no hago nada. Es decir, la duda como causa de la pasividad y la procrastinación. Y seguramente ella misma consecuencia del miedo al error.

Desde el conocimiento superficial que da el turismo, puedo suponer que los dos factores anteriores, duda teológica y duda anti-acción, deben deben estar relacionados con la consideración de la duda como pecado capital por los balineses.

La duda como virtud

Por otro lado – parafraseando aquella frase de Humphrey Bogart, quien, al escuchar que alguien no bebía, replicaba: “desconfía del que no bebe”- yo diría aquí: ¡desconfía del que no duda!.

Esas personas que tienen tan claras todas las cosas, muchas veces es que piensan pocas cosas.

Bien porque por precipitación analizan poco. Bien porque suelen seguir sin discusión los caminos trillados, probados y conocidos.

La duda, diría un dubitativo optimista como Aristóteles, es consecuencia de una cierta capacidad de análisis que permite encontrar soluciones, diferentes a las evidentes o habituales, a un problema.  

El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona. Aristóteles

Partiendo entonces de esta concepción de la duda como síntoma de inteligencia, el desafío es evitar sus riesgos, impedir que la duda paralice la decisión. Y controlar el perfeccionismo y el miedo a decidir, pretendiendo eliminar toda incertidumbre o riesgo de fracaso.

Se mide la inteligencia de un individuo por la cantidad de incertidumbres que es capaz de soportar. Immanuel Kant

La clave estará en transformar la duda en una fase previa a la acción y no en el punto final de mi proceso de decisión. En un proceso de ventas, negociación o liderazgo, la duda deberá ocupar su lugar en la fase de planificación, no en la de cierre, acuerdo o decisión. Y una buena preparación será el mejor antídoto contra los pecados de la duda. 

En fin, como ya decía el bolero, lo dudo, lo dudo, lo dudo. ¿Es buena o es mala la duda?

¿Quién tendrá más razón: los hinduístas balineses o Aristóteles?

¿Tú, lo tienes suficientemente claro? Espero, sin lugar a dudas, tus comentarios.

 

¿Le ha gustado el artículo? Suscríbase reciba nuevos contenidos gratis

 

         

{ 5 comentarios... deje el suyo }

1 Diego Alonso enero 3, 2013 a las 16:07

Creo que la duda tambien se relaciona con la autoconfianza. Siempre que decidimos avanzar en un tema es necesario estar confiados de nuestra capacidad para llevarlo a cabo. El temor a lo desconocido no debe frenarnos.

2 MAG enero 9, 2013 a las 14:26

Si, Diego, la duda puede originarse en la falta de confianza. Pero creo que no siempre o exclusivamente. También puede venir de mi capacidad de análisis y de no pensar siempre “a piñón fijo”. Si voy siempre a lo seguro y conocido, no dudaré y seguramente tampoco me equivocaré. Por ello la loa a la duda como vía de crecimiento.

3 Laura Islas enero 26, 2013 a las 02:21

Es una excelente reflexión….apoyo a Aristóteles, sin caer en la consideración estricta de la sabiduría. Más bien, es un poco de higiene mental, pues en el proceso inicial-de planear-, o final -de evaluar- un poco de duda nos ayuda para ratificar y utilizar las cifras, estadísticas o indicadores, para comprobar nuestras ideas o propuestas y tomar decisiones para definir la visión, el rumbo. Excelente reflexión…….una de las razones por las que admiro la existencia de este blog….invita a pensar ….. Invita a ejercitar la capacidad de análisis, para que no se duerma la creatividad…..FELICIDADES !

4 MAG enero 29, 2013 a las 18:00

Laura,
Aristóteles y yo estamos encantados y orgullosos con tu apoyo!
Nuestro saludo a Pachuca!

5 Felix febrero 18, 2016 a las 14:25

La duda es parte del hombre y por ello transformo el mundo. Es una buena reflexion y extraordinario lo de Aristoteles. Y la duda metodica de Descartes.

Deje su comentario
Su e-mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Post siguiente: