Dale la vuelta a tu formación

en Formación

flip training

Cambia el orden, el lugar y la responsabilidad a tu formación

Observo dos factores que influyen hoy en la puesta en marcha de proyectos de formación en las empresas:

  • Reducción de presupuestos y tiempos en la formación presencial. Hace años, eran habituales cursos de 3 días de duración, hoy se buscan resultados en acciones de formación de 2, 1 o medio día.
  • Los resultados conseguidos por el elearning no siempre han estado a la altura de las expectativas, y de las inversiones, puestas en esta metodología.

Veamos aquí un enfoque educativo, flip the classroom, opuesto al modelo tradicional vigente en la mayoría de nuestros colegios, institutos y universidades, que quizás pueda aportar soluciones a estos dos problemas.  

Qué significa flip the classroom

El modelo no es nuevo, su origen se remonta al trabajo de dos profesores de química, Bergmann y Sams, en el lejano 2007; aunque en los últimos años ha tomado impulso por la existencia creciente de tecnología que lo facilita e impulsa.

Se opone al enfoque del aula tradicional, donde el profesor imparte su clase magistral y asigna deberes domiciliarios para que el estudiante aplique lo presuntamente aprendido en el aula.

En una flipped classroom el estudiante ya viene con los conocimientos aprendidos, que los estudió y asimiló previamente, lo que permite reservar el valioso tiempo presencial a la aplicación de la información ya adquirida.

fli vs tradicional

Es decir, predica la conveniencia que los conocimientos se transmitan al estudiante antes de la sesión presencial, reservando ésta para la aplicación de los conceptos aprendidos, el análisis de las dificultades que surjan en esa aplicación o el apoyo del docente en ese paso siguiente de la adquisición del conocimiento.    

Los deberes domiciliarios se asignan antes de la clase y no después. Y consisten en presentaciones, lecturas o grabaciones breves que facilitan la transmisión de información al estudiante.  

Como dice Eric Mazur, profesor en Harvard, el aprendizaje es un proceso con dos fases, una primera de transferencia de información, y una segunda, que es la que realmente da sentido a la primera, conectando la información con la experiencia propia del estudiante y organizándola en su cerebro.

Los profesores del aula tradicional, agrega Mazur, se centran en la parte más fácil del proceso, la simple transferencia de información, delegando en el estudiante la parte más difícil, que consiste en dar sentido a esa información.

9 ideas para su aplicación a la formación en empresas

Yo creo que este enfoque de aprendizaje, que no deja de ser una forma de blended learning, sí es aplicable a los procesos de formación de un colectivo de empleados de una empresa. Proceso de formación que debería contar con las siguientes 8 características: 

1. Lo fácil a distancia

Programar, antes de la sesión presencial, una fase en la que el participante realiza por sí solo, la parte, al decir de Mazur, fácil del proceso, la adquisición por el participante de información.  

2. Formador con un rol diferente

Ya no es un simple informador, sino que su papel es el de facilitador de la puesta en práctica de la información adquirida por el participante.

3. Prewok eficaz

Se hace necesario poner previamente a disposición del participante bloques de conocimientos que le resulten asimilables, atractivos y relevantes.   

4. Formación centrada en el cambio

La sesión presencial se dedicará a aquellas actividades con mayor carga de potencial de cambio del participante, que no son precisamente aprender una nueva teoría o conocer unos hechos. 

5. Práctica de lo aprendido

El participante aprenderá resolviendo sus propios problemas. Si en el prework se aprendió, por ejemplo, cómo la PNL facilita la influencia en un cliente, practicar con role playing partiendo de un escenario comercial similar al del vendedor participante.

6. Intensa interacción

Explicar, matizar, escuchar, debatir, dar y recibir feedack… y utilizar al grupo como medio de formación. Lo que se ha llamado aprendizaje social. 

7. Reflexión autocrítica

¿En qué medida lo aprendido es trasladable a mis clientes, equipo o productos?
¿Se adapta esta técnica a mi forma de ser o trabajar?  
¿En qué medida estoy de acuerdo con afirmaciones o mensajes promovidos por el curso? 

8. Descubrimiento

Aprendo llegando a mis propias conclusiones, resolviendo mis propios problemas, encontrando mis soluciones. En lugar de recibir pasivamente una información externa. 

9. Plan de acción

¿Qué aspectos de mi gestión son de cambio prioritario?
Por ejemplo, ¿cómo llevar a la práctica esa técnica en mis negociaciones de la próxima semana?

En definitiva, este modelo, en términos de la Taxonomía de Bloom, realiza a distancia las primeras etapas (recordar, entender) y reserva la sesión presencial para las fases superiores de aprendizaje (asimilar, analizar, evaluar y crear). Y tal como se anotaba en un post anterior, el foco de la formación presencial debería estar, más que en la simple transmisión de conocimientos, en el desarrollo de habilidades, actitudes, hábitos y formas de pensar, .  

Se trata de usar el tiempo de la formación presencial acorde con el pedido que casi siempre hacen los participantes en los impresos de evaluación final del curso: ¡”más práctica”!

Puede consultarse en la red:

¿Le ha gustado el artículo? Suscríbase reciba nuevos contenidos gratis

 

         

{ 1 comentario... deje el suyo }

1 laura Jimenez abril 30, 2015 a las 19:24

Son cosas que nosotros vemos de una forma, por eso es bueno que siempre compartamos ideas con loas demás por que siempre habrán quienes nos hagan ver cosas de diferente forma.

Deje su comentario
Su e-mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

Post anterior:

Post siguiente: