Plan de acción de una formación

Por qué no se hacen bien los planes de acción

Al final de los cursos de formación presencial se suelen escuchar a algunos formadores frases del tipo: “Bueno, no tenemos tiempo para realizar el plan de acción”. O “el plan de acción os lo dejo como deber domiciliario”.

O se le dedican 4 minutos escasos, con el participante pensando más en el final de la jornada y en no perder el vuelo de vuelta a casa, que en cómo va a poner en práctica lo aprendido. O simplemente se ignora el último apartado donde sí figura la actividad Plan de Acción.

El concretar por escrito lo que el participante se compromete a llevar a la práctica como consecuencia de lo aprendido, es un medio vital para conseguir los objetivos de la formación. Lo decíamos en una entrada anterior, hablando de los recursos disponibles durante la formación para incrementar su transferencia.  

¿Por qué, si a priori se piensa que es una pieza importante de la formación, después, en la realidad de las acciones presenciales, se le dedica poco o nada de tiempo?

Veamos algunas razones que pueden explicar esta aparente contradicción entre lo que se piensa y planifica en formación y lo que finalmente se hace. [leer más…]